El gran libro de la proyección astral – Casos Espontaneos

CASOS ESPONTANEOS
Como dijimos con anterioridad, existen dos tipos o variedades de proyección astral: la espontánea y la experimental. En el primer caso, el sujeto que experimenta el fenómeno se encuentra de pronto “proyectado” sin saber cómo o por qué. Así, se encuentra fuera de su propio cuerpo físico que puede percibir con toda claridad pero cómo llegó a esa posición, es cosa que no puede explicarse. En el segundo caso, el sujeto experimentador realiza un esfuerzo preciso y voluntario para “proyectarse” por regla general, hacia un punto definido y se despierta para encontrarse en ese sitio o en route. Claro está que la gran mayoría de estas tentativas terminan en el más absoluto fracaso, de modo que los éxitos resultan en extremo raros. O bien puede suceder que el sujeto sea “visto” por alguna persona en el sitio en cuestión, pero permanezca completamente inconsciente de su éxito aparente. En este libro se hallarán ejemplos de todos los tipos o variedades de proyección, conjuntamente con el análisis detallado del modus operandi utilizado y con la correspondiente explicación del éxito o fracaso de la prueba, según sea el caso.

Debemos considerar, en primer lugar algunos casos típicos de proyección “espontánea”. Como ya dijimos, teóricamente esto puede ocurrir cuando el sujeto se encuentra dormido, en trance, bajo la influencia de un narcótico, etc. O bien puede producirse el fenómeno, estando el sujeto despierto y consciente, y presentando un estado de relajamiento exclusivamente corporal, por lo menos al comenzar el experimento. En un libro recientemente publicado, My travels in the Spirit World, de Caroline D. Larsen,
encontramos un buen ejemplo de este fenómeno:

 “…De pronto experimenté un fenómeno sumamente extraño. Una sensación de profunda opresión y disgusto se apoderó de mí;
algo muy semejante a la zozobra experimentada al sobrevenir un desvanecimiento. Traté de resistirme, pero en vano; la abrumadora opresión se hizo más intensa y pronto un entumecimiento general me recorrió el cuerpo, hasta que todos mis músculos quedaron paralizados. Así permanecí cierto tiempo. Mi mente, sin embargo, funcionaba todavía con tanta lucidez como de costumbre. En un primer momento pude escuchar una melodía procedente de la planta baja con toda claridad, pero a poco, los sonidos comenzaron a desvanecerse gradualmente, hasta convertirse todo en un gran vacío, donde yo permanecía inconsciente a la vida y al mundo. Cuanto duró este estado, no puedo decirlo. Tampoco podría decir lo que sucedió en ese lapso. Todo lo que sé es que de pronto me vi a mí misma parada en el piso, junto a la cama, mirando atentamente a mi propio cuerpo físico que descansaba en ella… Línea por línea reconocí aquel rostro familiar, inmóvil y pálido como en la muerte, los ojos cerrados con fuerza y la boca entreabierta. Los brazos y manos yacían sin vida a ambos lados del cuerpo… Me di vuelta y me dirigí lentamente hacia la puerta, la atravesé y seguí camino en dirección al baño… Por la fuerza de la costumbre realicé los movimientos necesarios para encender la luz, pero, por supuesto, no pude hacerlo. Sin embargo, no había ninguna necesidad de luz, pues de todo mi cuerpo, así como de mi rostro, emanaba una intensa luz blanquecina que alumbraba toda la
habitación…”

En el caso publicado por el doctor I. K. Funk; en su Psychic Riddle (págs. 179 a 185), este autor nos relata cómo “perdió control de su cuerpo” debido a un entumecimiento de frío que se apoderó de su organismo antes de experimentar su primera proyección consciente. Tras estos síntomas preliminares, el doctor Funk perdió momentáneamente toda conciencia: “…un relámpago me cegó la vista y los oídos me zumbaban; por un instante me pareció que me hallaba inconsciente. Pasada esta sensación creí caminar por el aire. No hay palabras que puedan describir el sentimiento de libertad que entonces experimenté. Ni hay términos tampoco capaces de reproducir la lucidez de mi visión mental. Nunca en mi vida había sido mi entendimiento más claro o más libre… Entonces adquirí conciencia de que me encontraba en una pieza y contemplé mi propio cuerpo envuelto en las ropas del lecho. ¿Cómo expresar los extraños sentimientos que me asaltaron? El cuerpo que mis ojos veían tenía todo el aspecto de estar muerto. Allí yacía inerte, sin el menor indicio de vida, y con todo, también estaba yo allí, fuera del cuerpo, con mi mente completamente despejada, consciente de otro cuerpo al cual ningún tipo de materia ofrecía resistencia alguna… Después de un minuto o dos, al tiempo que miraba al cuerpo, comencé a tratar de controlarlo y casi enseguida cesó la sensación de separación del cuerpo físico; ahora sólo tenía conciencia de un esfuerzo dirigido hacia su utilización. Tras un
lapso aparentemente largo, logré moverme, levantarme de la cama y vestirme; después bajé tranquilamente a desayunar…”

En cuanto a la objeción que invariablemente se presenta de que en estos casos sólo se trata de un “sueño vivido”, el autor la
refuta en la forma siguiente:

“No se me escapa que mucha gente habrá de pensar que los hechos aquí registrados son pura y exclusivamente el fruto de una imaginación exaltada o, en todo caso, un sueño; pero debo afirmar categóricamente que no son ni lo uno ni lo otro. Y aunque todo el mundo se levantase …mi convicción no habría por ello de modificarse en lo más mínimo, pues tengo la absoluta certeza de que en aquel momento me encontré realmente libre de mi cuerpo físico, como así también de que mi aventura fuera del
mismo me deparó las experiencias más maravillosas de mi vida entera…”

Ya es perfectamente conocido el caso del doctor Wiltse. Publicado por primera vez en el St. Louis Medical and Surgical Journalnoviembre de 1889, y más tarde en el tomo VIII de los Proceedings de la S. P. R., fue también publicado parcialmente en la Human Personality (tomo II, págs. 315 a 322). Dada su vasta publicidad, nos limitaremos a citar algunos párrafos de interés, remitiendo al lector a las fuentes antes citadas para su estudio completo. Después de algunas observaciones y descripciones
preliminares, el doctor Wiltse nos expresa:

“…con todo mi interés profesional de médico contemplé las maravillas de mi anatomía corporal, de cuyas fibras íntimamente entrelazadas era yo el alma viva que las animaba… Atentamente observé el interesante proceso de la separación de cuerpo y espíritu. El Yo, movido por cierta fuerza, aparentemente ajena a mi, oscilaba lateralmente, como una cuna al ser mecida, y en esta forma perdía gradualmente su vinculación con los tejidos del cuerpo físico. Al cabo de algunos instantes, cesó el movimiento y, todo a lo largo de mis pies espectrales, empezando por los dedos y en rápida transmisión hacia los talones, experimenté y oí, al parecer, el chasquear de innumerables cordeles. Acto seguido comencé a retirarme lentamente de los pies, hacia la cabeza, al igual que una goma que se encoge… Al emerger de la cabeza, comencé a flotar vertical y lateralmente como una burbuja de jabón adherida al hornillo de una pipa, hasta que por fin me liberé del cuerpo, cayendo ligeramente sobre el piso, donde lentamente me erguí, alcanzando la estatura normal de un hombre. De aspecto transparente, mi silueta presentaba un matiz azulado y estaba completamente desnuda… Dirigí la vista (hacia la cama) y vi mi propio cuerpo muerto. Yacía precisamente en el lugar en que tanto trabajo me había costado colocarlo, descansando parcialmente sobre el costado derecho, los pies juntos y las manos cruzadas sobre el pecho. Me sorprendió la extrema palidez del rostro… Me volví y pasé por la puerta
abierta…”

El doctor Wiltse pasa luego a relatar cierto número de experiencias mentales que le acontecieron durante su prolongado “viaje” incluyendo la percepción de ciertos objetos cuya existencia el ignoraba, pero que fue verificada más tarde y, al cabo de su aventura astral, fue repentinamente detenido por lo que parecía ser una densa y negra nube: “Una pequeña nube impenetrable apareció frente a mí y avanzó hacia mi cara. Entonces supe que debía detenerme. Sentí que la capacidad de moverme y pensar me abandonaba. Las manos cayeron inertes a los lados, los hombros y la cabeza hacia adelante, y entonces la nube me
tocó en la cara y perdí el conocimiento…”

Cuando recobró el conocimiento otra vez, se hallaba en su propio cuerpo físico.

Veamos la reseña hecha por Myers del caso del Rev. L. J. Bertrand, también publicado en Proceedings, tomo VIII, pág. 194:

“Durante el peligroso escalamiento del Titlis, Bertrand se separó de sus compañeros, se sentó para descansar y se quedó paralizado por el frío. Su pensamiento sin embargo, permaneció lúcido y así pudo experimentar la sensación descripta por el doctor Wiltse del pasaje hacia el exterior del cuerpo y la subsiguiente adherencia al mismo por medio de ‘una especie de cuerda elástica’. Mientras duró este estado, tuvo impresiones clarividentes de sus compañeros ausentes y no poca fue la sorpresa de
éstos cuando, al regresar, les describió todo cuanto habían hecho…”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *