Embarazo y nacimiento

Durante mucho tiempo se ha desconocido todo o casi todo sobre el embarazo, el parto y la lactancia a nivel energético o espiritual. Quiero ahora aportar algunos puntos sobre este tema.
Es importante señalar que ningún embarazo es casual. No hay posibilidad de error en un embarazo, pero tampoco hay posibilidad de forzarlo cuando aún no es el momento.

El pre-embarazo

Durante 6 ó 7 años el alma de la criatura acompaña a la madre o al padre antes del nacimiento, en algunos casos 8. Es un pre-embarazo, en el cuál el ángel va acostumbrando a la familia a su energía, sobre todo en los casos de niños de mucha luz, a la vez que va formando cuerpos sutiles de energía muy espesos para él. Es un tiempo en el que el alma se habitúa a la materia.
Este tiempo no es fijo, puede variar de unos niños a otros. Hace no mucho este tiempo solía ser de 2 ó 3 años como mucho. Algunos niños más espirituales, como los niños que serían monjes en el Tíbet, podrían estar hasta 4 ó incluso 5 años acompañando a la madre, pero sólo casos especiales.
Es un tiempo muy especial pues se generan los lazos familiares y los lazos del corazón. Son lazos sutiles que van más allá de la familia física y llegan incluso a las personas que pueden adoptar a la criatura tras su nacimiento, en estos casos los lazos pueden cruzar continentes si es preciso, pues para el corazón no existen las distancias. También se forman los lazos que unen los seres angélicos con la futura persona, el plan de vida e incluso cada detalle de las experiencias futuras.
En este tiempo es posible que haya alguna anunciación si el niño es muy esperado espiritualmente. Anunciaciones suaves, como sensaciones, emociones o visiones a través de sueños.
En casos de niños espirituales, durante todo este tiempo de pre-embarazo y en casi toda la infancia del niño, a la madre le acompañan naves y seres de la Confederación Galáctica.

Abortos

Cuando el embarazo se proyecta como aborto, el alma sólo acompañará a la madre 2 años como mucho, y sólo en el caso de que el alma quiera algún recuerdo o experiencia de la vida humana, pues en muchas ocasiones no da tiempo a que el alma descienda al cuerpo.
Los abortos ya están preparados desde otro nivel de conciencia, suelen ser experiencias kármicas que ha de vivir la madre, no hay dolor por parte del alma que reencarna para rápidamente desencarnar, no hay ruptura con la vida, simplemente un fluir por el tubo de luz y un abrazo celestial constante. El único dolor es la emoción en la vida por parte de la madre y sus expectativas rotas, o el aprendizaje del perdón a través de la culpa que siente por haber abortado.

Concepción

Tras el pre-embarazo, el momento de la concepción no es para nada casual y sólo depende de la decisión del futuro ser, en función de la experiencia de vida que quiera tener.
En el momento de la concepción cada detalle influye energéticamente en la vida del futuro ser. Incluso los seres que ronden la pareja, el tipo de emoción que se vive, o el dolor en caso de que lo haya. Ese tipo de energía explosiona en formas y colores que humanamente no pueden ser reconocidas, y de forma angélica se recogen para formar los futuros lazos emocionales del ser que va a nacer.
En este caso no se trata de los lazos que se formarán con cada persona, sino la forma que tendrán estos lazos, la manera en que la persona sentirá que está unida con sus allegados.
En caso de una concepción dolorosa o negativa los efectos pueden ser perfectamente sanados, pero la decisión de sanar y el trabajo deben partir del nuevo ser, no de sus padres, ya que fue él mismo quien eligió esta experiencia de emociones para su creación.
De todas formas no puede surgir ninguna enfermedad física ni psíquica de esta concepción, sino una tendencia energética en la forma de crear lazos en las relaciones humanas.
La concepción, en todos casos, suele ser dirigida por el Arcángel Gabriel, de forma mucho más especial para niños espirituales. Él, en compañía de ser que va a hacer, provoca una relación adecuada para la concepción y protege que energías adversas no deseables afecten este momento. Esto hace que la relación y lo que vive el ser sea justo lo que tenga que ser.

Embarazo

Durante el embarazo se va formando un tubo de luz desde el cielo hacia el vientre de la madre. Este tubo de luz crece a la vez que se forman los cuerpos más densos de energía. Así el cuerpo etérico, el astral y el cuerpo mental van formándose junto el cuerpo físico de la criatura, dentro del vientre materno, fruto del trabajo de ángeles y seres de luz elementales creadores de la materia.
El tubo de luz el tubo por el cual desciende el alma al cuerpo. Este descenso es gradual y en ningún caso se hace en solitario, sino en compañía constante de una bandada de ángeles de la misma familia de luz.
Puede durar meses el descenso y a veces incluso, en casos difíciles, años. Se trata del verdadero nacimiento, la integración del alma en el cuerpo físico, y es algo muy especial, muy agradable y armonioso para el bebé.
Aproximadamente sobre el 4º mes de embarazo la mayor parte del tiempo el nuevo ser ya está en el cuerpo físico, dentro del vientre materno. Entonces la luz Crística, la semilla divina que el ser trae a la vida, se establece en el timo.
Aquí es cuando se empieza a tener un contacto directo con la vida a través de la diferenciación de sonidos y colores. El ritmo cardíaco de la madre ayuda a establecer la sutileza del ser celeste en la densidad material. Este ritmo, fuerte y extremadamente profundo para el bebe, es un anclaje clave para su cuerpo de luz.
Mientras dura el proceso de anclaje, unos 3 ó 4 meses, el ser tiene un contacto directo con la familia de luz, únicos seres a los que distinguirá como diferentes a él. Este será un contacto mucho más amoroso y cercano para él durante todo el embarazo, mucho más que el enlace con la madre. Tanto, que algunas almas cuestan de desprenderse de esta amorosa unión y retardan su nacimiento, o se tiene que forzar esta separación desde otros niveles.
Por lo demás, no creerá en ningún momento que la madre y él son diferentes, no sentirá diferencia aquí. Tampoco sabrá que los sonidos y colores del exterior del vientre son lejanos a él, los identificará como parte del todo. Como parte de aquello que ya es.

El sueño de la vida, la conciencia temporal

Poco a poco, durante el mismo descenso por el tubo de luz, la conciencia celeste se va durmiendo y aparece la conciencia temporal. Conciencia ya establecida cuando el ser está dentro del vientre materno. Este cambio no es brusco si no un fluir semejante a cuando suavemente entramos en un dulce sueño arropados en calor y amor. En este sueño, lo primero que surge es la necesidad de experimentación.
En este tiempo, el sentimiento de amor profundo es clave y constante. Viene de la misma familia de luz angélica. Ellos, desde el tubo de luz y junto al ser, abrazan de manera constante la criatura pues saben que el nuevo ser está perdiendo poco a poco conciencia de quién es y comienza a tener conciencia únicamente del nuevo espacio, del amor, y las sensaciones…
Cada día investiga y descubre sus bracitos, manitas, boca, se toca el cuerpo y se siente. También se toca el cordón umbilical y sabe o cree saber que él también es el cordón umbilical. Siente presiones contra el vientre materno y eso le da seguridad y le gusta. Siente los latidos y cree que eso es el ruido de la vida, el ruido del mismo ser que él es.
No puede esperar más que lo que existe en él, y eso abraza y ama con su experiencia.

El nacimiento

En este tiempo, y de manera paulatina, se va formando otro tubo de luz, uno más estrecho y en dirección inferior y no superior. Este tubo tiene tonos rosas, azules y violetas, algunos toques dorados como finos hilos y sobre todo mucha luz. Es el tubo que enlazará al bebe con la vida, el tubo del nacimiento completo. Por aquí, el bebe cada vez más sabe que va a descender, se siente atraído y su voluntad fuerte le indica que ese es el camino. No siente angustia, sólo siente un empuje hacia esta dirección, hacia su camino.
En el momento de nacer, un estallido de luz ocurre a su alrededor. Ángeles le llaman desde el tubo inferior y le animan a que salga por él y mientras, otros ángeles le ayudan a empujarse a través de la vida. No hay esfuerzo tal y como nosotros creemos, es un esfuerzo diferente del físico, lleno de seguridad y control. La criatura sabe exactamente lo que debe hacer, instintivamente. No sufre dolor físico pues los nervios no están formados lo suficiente como para que lo sienta. Tampoco dolor emocional pues su cuerpo emocional no se empezará a formar hasta mucho más adelante. Solo sensaciones y sentimientos.
Este empuje hacia la vida humana es una gran celebración, la voluntad del alma por vivir es la fuerza que impulsa el parto. Por todos lados seres de luz celebran este encuentro del alma con su propia vida.
Nada más nacer, un gran ángel espera al bebé para recibirle y señalarle que todo está correcto. Justo frente a la madre. Este ángel le señala dónde está la madre. Tras esto, según el momento de encuentro con la madre se alarga, los ángeles se aproximan más al bebe y a los padres y ayudan a formar lazos de unión entre ellos y los familiares más próximos.
Cuando el bebe ha nacido por cesárea, prácticamente no sabe que ha nacido, se descoloca su voluntad hacia la vida y hacia este descenso o recorrido que internamente sabía que tenía que recorrer. Esta separación o ruptura con su misión o camino ha de ser reparada trabajando el amor y la voluntad hacia lo desconocido a lo largo de la primera infancia.
En los casos en que los bebés son apartados de la madre la presencia angélica se duplica. El bebé siente frio y se siente perdido, algo aturdido al dejar de escuchar el fuerte latido del corazón de la madre que durante tanto tiempo le ha acompañado. Sobre todo una gran sensación de ausencia, de vacío y soledad. Esta sensación se supera con el gran sentimiento de amor que recibe por la presencia angélica, pero la presencia angélica no puede aportar el calor físico y el calor del cuerpo emocional de la madre y el padre. Esta separación, ya sea en la misma o en otra estancia, puede doler al bebé en un futuro, pero también puede ser sanada a través de regresiones o con mucho calor familiar posterior al parto.

Tras el nacimiento, de 0 a 3 mesesbebe-alegre.jpg

En todo este proceso ocurre algo maravilloso y desconocido para todos. El tubo de luz por el cual descendió el ser por primera vez, no desaparece, y se mantiene hasta el 12º o 13º mes tras la concepción, lo que corresponde al 3er ó 4º mes de vida.
Durante todo este tiempo, realmente la criatura no ha nacido completamente, sigue unido por un cordón umbilical de luz a la familia celeste. Sigue unido al cielo y al Hogar. Y muy fuertemente a la madre, pues aún cree que él es la madre.
Este tubo de luz desaparece según se afianza el ser en la vida y es esencial que en este tiempo el bebé reciba todo el calor humano posible.
Hasta que no desaparece completamente el tubo de luz, el bebé siente y cree que él es la madre, necesita de su calor y su presencia de manera constante pues una separación, aunque breve, para él es como una ruptura consigo mismo. Incluso cuando la criatura hace un viaje astral en un sueño, al volver al cuerpo con su astral, primero regresa a la madre estirando los brazos para abrazarla con dulzura, como punto de referencia de cuál es el cuerpo que le une a la vida. Una vez con la madre, entra en su cuerpo otra vez y despierta de su dulce sueño.

El explorador, a partir del 4º mes

A partir del 4º mes el tubo de luz que separa el cielo y la tierra se va borrando, creándose una unión mucho más fuerte con la vida humana. Por ello, a partir de este momento el bebé ya puede estar en una cuna, sillita de paseo o un espacio él solo. Este sería el momento en que de manera natural el mismo bebé soltara los brazos de la madre, la cual le ha sostenido día y noche, pidiendo explorar el mundo él sólo.
Ya está preparado para ir explorando poco a poco la vida. Identifica perfectamente a quienes le rodean y sabe quiénes son, su luz o resplandor, qué tipo de seres le acompañan, los ángeles que hay en la casa, la energía de los diferentes rincones del hogar… Todo lo puede saber e identificar con sólo 4 y 5 meses.
Ya en el 5º mes y el 6º, el bebé empieza a ver más allá de los ángeles, puede ver seres que anteriormente presentía, presencias del bajo astral. Se necesita entonces estar muy atentos a sus lloros y sollozos pues pueden indicar que algo le da miedo más allá de lo físico.
Este es el inicio de la vida, sólo es el inicio. Por ahora esto es lo que quiero añadir sobre este tema pero más adelante completaré sobre este crecimiento en un artículo sobre los niños y la infancia detallando como se desarrollan los chakras en el crecimiento y cómo se puede actuar para ayudar en este crecimiento.
Copyright © 2008-2010 Altaïr García Alonso – Todos los derechos internacionales reservados.
Son libres de copiar, distribuir, utilizar y reproducir este trabajo bajo las siguientes condiciones: Deben conceder su crédito al autor, no usarlo con propósitos comerciales, y no pueden alterarlo, transformarlo ni basarse en él. Para cualquier reutilización o distribución, deben establecer claramente a los demás los términos de la licencia de este trabajo. Cualquiera de estas condiciones puede ser modificada con permiso del propietario del copyright. Cualquier otro propósito de uso debe ser previamente autorizado por el autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *