MEMORIA CÓSMICA – CAPÍTULO 1 – CIVILIZACIÓN CONTEMPORÁNEA EN EL ESPEJO DE LA CIENCIA DEL ESPÍRITU

I. CIVILIZACIÓN CONTEMPORÁNEA EN EL
ESPEJO DE LA CIENCIA DEL ESPÍRITU (1904)

El OBSERVADOR del curso del desarrollo científico en las décadas
pasadas no puede dudar que una gran revolución esté en la preparación. Hoy
cuando un científico habla de los llamados enigmas de la existencia, parece
completamente diferente que esto hizo hace poco tiempo.
Alrededor de la mitad del siglo diecinueve algunos espíritus más
audaces vieron en el materialismo científico el único credo posible a una
forma familiar con de entonces resultados recientes de la investigación. El
refrán embotado de aquel tiempo se ha hecho famoso: “los pensamientos están
de pie en aproximadamente la misma relación al cerebro que la hiel al
hígado.” Este fue declarado por Karl Vogt, quien en su Köhlerglauben und
Wissenschaft (Credulidad y Ciencia) y en otras escrituras, declaradas todo
para ser anticuadas que no hizo la actividad espiritual y la vida del alma
proviene del mecanismo del sistema nervioso y del cerebro en la misma
manera en la cual el físico explica que el movimiento de las manos proviene
del mecanismo del reloj. Era el tiempo cuando de Ludwig Buechner Kraft und
Stoff (Fuerza y Materia) se hizo una especie de evangelio entre amplios
círculos del culto. Uno puede decir bien que excelente, las mentes
independientemente pensadoras vinieron a tales convicciones debido a la
impresión poderosa hecha por los éxitos de ciencia en aquellos tiempos. Un
tiempo corto antes, el microscopio había mostrado la síntesis de criaturas de
sus partes más pequeñas, las células. La geología, la ciencia de la formación
de la tierra, había venido al punto de explicar el desarrollo de los planetas en
términos de mismas leyes que todavía funcionan hoy. El darwinismo prometió
explicar el origen de hombre de un modo completamente natural y comenzó
su curso victorioso por el mundo culto tan propiciamente que para muchos
pareció eliminar toda “la vieja creencia.” Hace poco tiempo, todo esto se hizo
completamente diferente. Es verdadero que los rezagados que se adhieren a
estas opiniones todavía pueden ser encontrados en hombres como Ladenburg
en el Congreso de Científicos en 1903, que proclaman el evangelio
materialista; pero contra ellos ponen a otros que han llegado a un modo
completamente diferente de hablar por la reflexión más madura de preguntas
científicas. Un trabajo acaba de aparecer que aguanta el título,

Naturwissenschaft und Weltanschauung (Ciencia y Concepción Mundial).

Su autor es Max Verworn, un fisiólogo de la escuela de Haeckel. Con este
trabajo uno puede leer lo siguiente: “ En efecto, aun si poseyéramos el
conocimiento más completo de los acontecimientos fisiológicos en las células
y las fibras de la corteza con la cual los acontecimientos psíquicos están
relacionados, aun si pudiéramos examinar el mecanismo del cerebro cuando
examinamos los trabajos de un reloj, nunca encontraríamos todo menos
moviendo átomos. Ningún ser humano podría ver o por otra parte percibir por
sus sentidos como las sensaciones y las ideas se levantan en este mecanismo.
Los resultados que la concepción materialista ha obtenido en su tentativa de
remontar procesos mentales atrás a los movimientos de átomos ilustran su
eficacia muy claramente. Mientras la concepción materialista ha existido, esto
no ha explicado la sensación más simple por movimientos de átomos. Así ha
sido y así estará en el futuro. ¿Cómo podría ser concebible qué las cosas que
no son perceptibles por los sentidos, como los procesos psíquicos, podrían ser
explicadas alguna vez por una mera separación de cuerpos grandes en sus
partes más pequeñas?. El átomo es todavía un cuerpo después de todo, y
ningún movimiento de átomos está capaz alguna vez de tender un puente
sobre el golfo entre el mundo material y la psique. Sin embargo fructuoso el
punto de vista materialista ha sido como una hipótesis trabajadora científica,
sin embargo fructuosa permanecerá indudablemente en este sentido en el
futuro — señalo sólo a los éxitos de la química estructural — tan inútil es ello
como la base para una concepción mundial. Aquí esto se muestra para ser
demasiado estrecho. El materialismo filosófico ha terminado de desempeñar
su papel histórico. Esta tentativa en una concepción mundial científica ha
fallado para siempre. “Así, a principios del siglo veinte, un científico habla
sobre la concepción que alrededor de la mitad del diecinueve fue proclamada
como un nuevo evangelio exigido por los avances de ciencia.
Esto es sobre todo ‘los años cincuenta, ‘los años sesenta, y ‘los años
setenta del siglo diecinueve que puede ser designado como los años de la
marea alta del materialismo. La explicación de fenómenos mentales y
espirituales sobre la base de procesos puramente mecánicos ejerció una
influencia realmente fascinante entonces. Los materialistas podrían decirse
que ellos habían ganado una victoria sobre los adherentes de una concepción
mundial espiritual. Aquellos también que no habían comenzado de estudios
científicos se afiliaron a sus filas. Mientras Buechner, Vogt, Moleschott y los
otros todavía añadían el local puramente científico, en su Alten und neuen
Glauben (Vieja y Nueva Creencia, 1872), David Friedrich Strauss intentó
obtener bases para el nuevo credo de sus ideas teológicas y filosóficas. Las
décadas antes de que él hubiera intervenido ya en la vida intelectual con su
Leben Jesu (la Vida de Jesús) en una manera que causó una sensación. Él
pareció ser equipado con la cultura teológica y filosófica llena de su tiempo.
Él ahora dijo vigorosamente que la explicación materialista de los fenómenos
del universo, incluso el hombre, tuvo que formar la base para un nuevo
evangelio, para una nueva comprensión moral y la formación de la existencia.
La pendiente de hombre de antepasados puramente de animal pareció sobre
hacerse un nuevo dogma, y en los ojos de filósofos científicos, toda la
adhesión al origen de alma espiritual de nuestra raza ascendió a una
superstición anticuada del infancia de humanidad, por la cual no tuvo que
molestarse adelante.
Los historiadores de cultura vinieron a la ayuda de aquellos que
añadieron la nueva ciencia. La aduana y las ideas de tribus salvajes fueron
hechas el objeto de estudio. Permanecer de culturas primitivas, que son
cavadas de la tierra como los huesos de animales prehistóricos y las
impresiones de plantas extinguidas debía atestiguar al hecho que en su primer
aspecto en el hombre de la tierra fue distinguido sólo en el grado de los
animales más altos, y que mentalmente y espiritualmente él se había elevado a
su eminencia presente del nivel de animalismo puro y simple. Un tiempo
había venido cuando todo en este edificio materialista pareció ser correcto.
Bajo una especie de coacción que las ideas del tiempo ejercido en ellos,
hombres pensaron cuando un materialista fiel ha escrito: “El estudio diligente
de la ciencia me ha traído al punto donde acepto todo tranquilamente, aguanto
el inevitable con paciencia, y para la ayuda de resto con el trabajo de
gradualmente reducir la miseria de humanidad. Los consuelos fantásticos que
una mente crédula busca en fórmulas maravillosas que puedo renunciar tanto
más fácilmente desde mi imaginación reciben el estímulo más hermoso por
literatura y arte. ¿Cuándo sigo el complot de un gran drama o, bajo la
dirección de científicos, haga un viaje a otras estrellas, una excursión por
paisajes prehistóricos, cuando admiro a la majestad de naturaleza en picos de
la montaña o venero el arte de hombre en tonos y colores, no tengo entonces
bastante de la elevación?. ¿Todavía necesito entonces algo que contradice mi
razón?. El miedo de muerte, que atormenta tantos de los piadosos, es
completamente desconocido a mí. Sé que no más sobrevivo después de mis
decaimientos de cuerpo que viví antes de mi nacimiento. Las agonías de
calvario y del infierno no existen para mí. Vuelvo al reino ilimitado de la
Naturaleza, quién abraza a todos sus niños tiernamente. Mi vida no era en
vano. He hecho el uso bueno de la fuerza que poseí. Me marcho de la tierra en
la convicción que todo se hará mejor y más hermoso”. Vom Glauben zum
Wissen. Ein lehrreicher Entwickelungsgang getreu nach dem Leben
geschildert von Kuno Freidank. (En la Creencia en Conocimiento. Un Curso
Instructivo de Desarrollo Descrito en una Manera Fielmente Verdadera a Vida
por Kuno Freidank.) Muchas personas que son todavía sujetas a las ideas
obsesivas que actuaron sobre los representantes de la concepción mundial
materialista en el tiempo mencionado anteriormente, que también se piense de
esta manera hoy.
Aquellos sin embargo que trataron de mantenerse en las alturas del
pensamiento científico han venido a otras ideas. La primera respuesta al
materialismo científico, hecho por un científico eminente en el Congreso de
Científicos en Leipzig (1876), se ha hecho famosa. Du Bois-Reymond
entonces hizo su “discurso de Ignorabimus”. Él trató de demostrar que este
materialismo científico podría hacer de hecho solamente averiguan los
movimientos de las partículas materiales más pequeñas, y él exigió que
debiera estar satisfecho por hacer este. Pero él enfatizó al mismo tiempo que
en hacer este esto no contribuye absolutamente nada a una explicación de
procesos mentales y espirituales. Uno puede tomar cualquier actitud que uno
complace hacia estas declaraciones de Du Bois-Reymond, pero mucho está
claro: ellos representaron un rechazo de la interpretación materialista del
mundo. Ellos mostraron como un científico uno podría perder la confianza en
esta interpretación.
La interpretación materialista del mundo había entrado así en la etapa
donde esto declaró que sí era modesto por lo que la vida del alma está
preocupada. Esto admitió su “ignorancia” (agnosticismo). Es verdadero que
esto declaró su intención de permanecer “científico” y de no tener el recurso a
otras fuentes del conocimiento, pero por otra parte esto no quiso subir con sus
medios a una concepción mundial más alta. En tiempos recientes Raoul
Francé, un científico, ha mostrado en la manera completa la insuficiencia de
resultados científicos para una concepción mundial más alta Este es una tarea
a la cual nos gustaría referirnos otra vez en otra ocasión.
Los hechos ahora constantemente aumentaron que mostró la
imposibilidad de la tentativa de aumentar una ciencia del alma en la
investigación de fenómenos materiales. Se obligó que la ciencia estudiara
ciertos fenómenos “anormales” de la vida del alma como hipnotismo,
sugerencia, sonambulismo. Se hizo aparente que ante estos fenómenos una
vista materialista es completamente inadecuada para una persona realmente
pensadora. Los hechos con los cuales se hizo informado no eran nuevos. Ellos
eran fenómenos que habían sido estudiados ya en tiempos más tempranos y
hasta el principio del Siglo diecinueve, pero que en el tiempo de la inundación
materialista habían sido simplemente dejados de lado como inoportunos.
A este fue añadido algo más. Se hizo cada vez más aparente en como
débil una base que los científicos habían construido, justo cuando lejos cuando
sus explicaciones del origen de especies de animal y por consiguiente del
hombre estuvieran preocupadas. Un rato, las ideas “de adaptación” “y de la
lucha para la existencia” habían ejercido una atracción en la explicación del
origen de especies. Un aprendió a entender que en siguiente de ellos uno había
seguido espejismos. Una escuela fue formada bajo el mando de Weismann que
negó que las características que un organismo había adquirido por la
adaptación al ambiente pudieran ser transmitidas por la herencia, y que de esta
manera una transformación de organismos podría ocurrir. Uno por lo tanto
asignó todo “a la lucha para la existencia” y habló “de una omnipotencia de la
selección natural”. Un contraste absoluto a esta vista fue presentado por
aquellos que, confiando en hechos incuestionables, declararon que “una lucha
para la existencia” había sido dicha de en casos donde esto no existió hasta.
Ellos quisieron demostrar que nada podría ser explicado por ello. Ellos
hablaron “de una impotencia de la selección natural”. Además, en los años
pasados de el Vries era capaz de mostrar experimentalmente que los cambios
de una vida en el otro pueden ocurrir por saltos, mutación. Con este, lo que fue
considerado cuando un artículo firme de la fe por los Darwinistas, a saber
aquel animal y formas de planta cambio sólo gradualmente, fue sacudido.
Cada vez más la tierra en la cual había construido durante décadas
simplemente desapareció bajo pies de alguien. Incluso antes, el pensamiento
de científicos había realizado que ellos tuvieron que abandonar esta tierra; así
W. H. El Rolph, quién murió joven, en 1884 declarado en su libro,
Biologische Probleme, zugleich als Versuch zur Entwicklung einer
rationellen Ethik (Problemas Biológicos, con una Tentativa en el Desarrollo
del Ética Racional): “Sólo por la introducción de insatiability hace el principio
Darwinian de la lucha para la vida se hace aceptable. Como es sólo entonces
que tenemos una explicación del hecho que dondequiera que esto pueda, una
criatura adquiere más que esto necesita para mantener el status quo, que crece
al exceso donde la ocasión para este es dada… Mientras para los Darwinistas
no hay ninguna lucha para la existencia dondequiera que la existencia de una
criatura no sea amenazada, para mí la lucha es uno omnipresente. Esto es
principalmente una lucha para la vida, una lucha para el aumento de vida, no
una lucha para la existencia”.
Es sólo natural que en vista de estos hechos los juiciosos admitan a
ellos: “el universo materialista del pensamiento no es adecuado para la
construcción de una concepción mundial. Si nos basamos en ello, no podemos
decir nada sobre fenómenos mentales y espirituales”. Hoy hay ya numerosos
científicos que procuran erigir una estructura del mundo para ellos, basados en
ideas completamente diferentes. Una necesidad sólo recuerda el trabajo del
botánico, Reineke, Die Welt als Tat (el Mundo como el Hecho). Sin embargo,
se hace aparente que tales científicos no han sido entrenados impunemente
entre ideas puramente materialistas. Lo que ellos pronuncian de su nuevo
punto de vista idealista es inadecuado, puede satisfacerlos un rato, pero no
aquellos que miran más profundamente en los enigmas del mundo. Tales
científicos no pueden traerse para acercarse a aquellos métodos que provienen
de una verdadera contemplación de la mente y el alma. Ellos tienen el mayor
miedo “del misticismo”, o “gnosis” “o teosofía”. Este aparece claramente, por
ejemplo, con el trabajo de Verworn cotizado encima. Él dice: “ Hay un
fermento en la ciencia. Las cosas que parecieron claras y transparentes a cada
uno se han hecho nubladas hoy. Los símbolos mucho tiempo probados y las
ideas, con las cuales cada uno trató y trabajó en cada paso sin vacilar hace
poco tiempo, han comenzado a tambalearse y son considerados con la
sospecha. Los conceptos fundamentales, como aquellos de la materia, parecen
haber sido sacudidos, y la tierra más firme comienza a balancearse bajo los
pasos del científico. Ciertos problemas solos soporte con la firmeza parecida a
una roca, problemas en cual hasta ahora todas las tentativas, todos los
esfuerzos de la ciencia han sido rotos. Ante este uno de conocimiento quién es
desanimado con resignación se lanza en las armas de misticismo, que siempre
era el último refugio cuando la intelecto atormentada no podría ver ninguna
salida. El hombre sensible busca nuevos símbolos e intenta crear nuevas bases
en las cuales él puede construir adelante. “ Uno puede ver que debido a sus
hábitos de la conceptualización el pensador científico de hoy no está en una
posición para pensar “en el misticismo” por otra parte que como la
implicación de confusión intelectual y vaguedad. ¡Qué conceptos de la vida
del alma hace tal pensador no alcanza!. Al final de trabajo mandado a
susodicho, leemos: “El hombre prehistórico formó la idea de una separación
de cuerpo y alma en la cara de la muerte. El alma se separó del cuerpo y
condujo una existencia independiente. Esto no encontró ningún resto y volvió
como un fantasma a menos que fuera prohibido por ceremonias sepulcrales. El
hombre fue aterrorizado por miedo y superstición. Permanecer de estas ideas
se ha tratado de nuestro tiempo. El miedo de muerte, es decir de lo que debe
venir después, es extendido hoy. ¡Cómo diferentemente hace todo esto aparece
del punto de vista de psicomonismo!. Ya que las experiencias psíquicas del
individuo sólo ocurren cuando las ciertas uniones regulares existen, ellos
cesan cuando estas uniones son de cualquier modo molestado, como pasa
tiempos innumerables en el curso de un día. Con los cambios corporales en la
muerte, estas uniones se paran completamente. Así, ninguna sensación y
concepción, ningún pensamiento y ningún sentimiento del individuo pueden
permanecer. El alma individual está muerta. Sin embargo las sensaciones y los
pensamientos y los sentimientos siguen viviendo. Ellos viven más allá del
individuo transitorio en otros individuos, dondequiera que los mismos
complejos de condiciones existan. Ellos son transmitidos del individuo al
individuo, de la generación a la generación, de la gente a la gente. Ellos tejen
en el telar eterno del alma. Ellos trabajan en la historia del espíritu humano.
Así sobrevivimos después de la muerte como eslabones en la gran cadena
interconectada del desarrollo espiritual. “¿Pero es que algo diferente de la
supervivencia de la onda en otros qué esto ha causado, sí mismo mientras
tanto desapareciendo?. ¿Realmente sobrevive uno cuándo uno sigue
existiendo sólo en efectos de alguien?. ¿No tiene uno tal supervivencia en
común con todos los fenómenos, hasta aquellos de la naturaleza física?. Uno
puede ver que la concepción mundial materialista tuvo que minar sus propias
fundaciones. Aún esto no puede poner nuevos. Sólo un entendimiento
verdadero de misticismo, teosofía, y gnosis lo permitirá hacer así. El químico
Osterwald habló hace varios años en el Congreso de Científicos en Luebeck
“del vencimiento del materialismo”, y para este fin fundó unas nuevas
transacciones periódicas con la filosofía de la naturaleza. La ciencia está lista
a recibir las frutas de una concepción mundial más alta. Toda la resistencia no
lo servirá nada; esto tendrá que tener las necesidades en cuenta de alma humana que añora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *