Invocacion Chakra Unificado

CHAKRAS

Invocación al Chakra Unificado

 

Invocación al Chakra Unificado

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, Abriendo mi corazón como una hermosa esfera de Luz, y permitiéndome expandirme. Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi chakra de la garganta Y el de mi plexo solar En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi chakra del entrecejo Y el de mi ombligo En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo.
Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi chakra de la corona y el de la base
En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi chakra Alfa por encima de mi cabeza Y mi chakra Omega por debajo de mi columna vertebral en un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo.
Permito que la Onda de Metatrón resuene entre ellos. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi octavo chakra por encima de mi cabeza Y mis muslos En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a mi Cuerpo Emocional que se funda Con mi cuerpo físico. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi noveno chakra por encima de mi cabeza Y mis pantorrillas En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a mi Cuerpo Mental que se funda Con mi cuerpo físico. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi décimo chakra por encima de mi cabeza Y por debajo de mis pies En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a mi Cuerpo Espiritual que se funda Con mi cuerpo físico. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi undécimo chakra por encima de mi cabeza Y por debajo de mis pies En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a nuestra Alma de Grupo que se funda Con mi cuerpo físico. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, Permitiéndole a la Luz expandirse, Cubriendo mi duodécimo chakra por encima de mi cabeza Y por debajo de mis pies En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a nuestra Alma Crística que se funda Con mi cuerpo físico. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi treceavo chakra por encima de mi cabeza Y por debajo de mis pies En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a la Súper-Alma del YO SOY que se funda Con el campo unificado. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, permitiéndole a la Luz expandirse, cubriendo mi catorceavo chakra por encima de mi cabeza Y por debajo de mis pies En un solo campo unificado de Luz Adentro, a través y alrededor de mi cuerpo. Permito a la Presencia de la Fuente que se funda con el campo unificado. Yo Soy una unidad con la Luz.

Respiro en la Luz a través del centro de mi corazón, Pido que el nivel más elevado de mi ESPÍRITU Irradie desde el centro de mi corazón llenando plenamente este campo unificado. Irradio a lo largo de este día.

Yo Soy una unidad con ESPÍRITU.

 

La formación de los chakras y cuerpos sutiles en los niños

Cuerpos Mental y Astral

0_9d8a1_a3d53870_orig

Los niños nacen con un cuerpo mental y astral muy fuerte y seguro. Esto les posibilita para hacer maravillosas excursiones en los diferentes planos de existencia y ser conscientes de ellas, poco a poco estos cuerpos se debilitan o se alteran. Así, cuando crecemos, los sueños y viajes mentales o ensoñaciones no son tan intensas ni tan importantes para nosotros. Para un recién nacido, no hay diferencia apenas entre lo que sueña y la realidad, y vive el sueño con tanta nitidez que no podría para nada creer que “sólo es un sueño”, reconoce una vivencia pura, real.

Hasta que una persona no adquiere conciencia no se da cuenta otra vez que ese sueño, esa otra realidad, realmente existe y es parte de algo mucho más grande que desde la mente del yo despierto o consciente se pueda entender.

El cuerpo astral, igualmente, nace limpio, sereno y tranquilo. Poco a poco va viviendo experiencias en los diferentes planos alto y bajo astral, tiene contacto con personas que inconscientemente, están viviendo en el bajo astral, esto hace que los niños recreen sus primeras pesadillas o miedos. De una forma natural se “asustan” ante ciertas personas o lugares, pues captan que la vibración no es adecuada, sienten ya sea la densidad etérica o el bajo astral. La sensibilidad en el plano astral es muy alta en niños hasta 11 años, a partir de esta edad, a no ser que se haya vivido un trauma o un miedo intenso con algo respecto al plano astral, la persona deja de percibir en el astral.

Es muy normal que los niños puedan captar el alto astral en los bosques, en la vida de las plantas, de las flores, del viento, de la lluvia. Captan que hay algo más, algo escondido, algo mágico. Pero también captan seres del bajo astral, entidades, o personas con muchos miedos o cargas pendientes.

El cuerpo astral se forma antes del nacimiento, y es uno de los cuerpos que más importancia tendrá a lo largo de la vida de la persona.

7º chakra

A partir de los 3-4 meses, es normal que un niño se le empiecen a abrir los chakras, este crecimiento llegará hasta los 12 años. Los reicén nacidos ya tienen el 7º chakra, el de la coronilla, abierto, a partir de él empezarán a abrir el 6º. La primera proyección de este chakra es por delante.

6º chakra frontal

A los 3 meses aprox. El niño comienza a ver posibilidades, a crear realidades, esto hace que poco a poco se vaya formando el 6º chakra. Cuando los primeros meses la visión que el bebé tiene es monótona, aburrida, o siempre surtida de imágenes infantiles y poco realistas, o lo mismo, cuando a un bebé le tratan gesticulando demasiado o con muchas pantomimas, la visión de la realidad que adquiere la criatura es demasiado descompensada, irreal. Y cuando pasan los años, sus planes y proyectos de futuro suelen estar manchados con esa irrealidad, inmadurez. Se ha acostumbrado a 4 ó 5 visiones muy claras, los colgantes de la cuna, el cuadro de la pared, el rostro de los padres… es una visión demasiado parcial y limitada de la realidad. Cuando esta persona es adulta le cuesta mucho ampliar su visión y normalmente rechaza todo lo novedoso. Cuando esta misma persona empieza una ruptura de esos patrones adquiridos, a través de desapegos o diferentes experiencias en la vida, lo sufren como si la vida perdiese el sentido, cuando realmente no ocurre otra cosa más que su visión se está ampliando, y comienzan a cerciorarse que existe algo más allá de lo que siempre han sido capaces de ver.

Algunos bebés y niños, por su misión de vida que tienen que llevar en un futuro, durante los 2 primeros años tienen un contacto muy estrecho con ángeles. Por ello, aunque los niños no estén viendo más que una pared, realmente lo que están “viendo” y recreando en su interior como real, son múltiples luces de colores que le hablan y le arropan, que son los ángeles que le acompañan en su camino de luz.

A partir de los 2-3 años, estas luces se esconden, pues la persona no tiene que guardar el recuerdo, pero su mente ya está abierta, el trabajo ya se ha realizado. Por supuesto que en aquellas personas que se conserva la memoria desde muy tempranos momentos, las luces de colores se esconden antes del año.

6º chakra posterior

Tras esto, la apertura del chakra 6º posterior se desarrolla en función de la actividad exploratoria del niño. La visión creativa está al alza, y ahora el niño desea coger, agarrar, tirar, descubrir, explorar. Ese chakra posterior dará el empuje para que todo esto se pueda realizar. Según el niño tenga la posibilidad de lograr sus objetivos, de subir más alto, abrir cajones, mojarse con agua cuando lo desee, descubrir los colores, las manchas, los sabores… según realice esto en el día a día, el chakra se expandirá.

En los casos de educaciones muy severas, donde el bebé de 4 a 8 meses, a veces hasta el año de edad, no tiene apenas posibilidad de movimiento o de acción, entonces ese chakra no crece adecuadamente. Si en años siguientes además el niño se acostumbra al “no puedes”, a tener que pedir permiso por todo, a no poder hacer aquello que instintivamente sabe que debe hacer, ese chakra no se formará y tardará mucho tiempo en abrirse. La fuerza de voluntad del niño se ve limitada.

En un adulto eso significa la incapacidad de poner proyectos en marcha, les falta la energía, casi siempre creen necesitar otras personas y no se dan cuenta que ellas son capaces. Sólo necesitan dejar de pedir permiso, arriesgarse, liberarse de las cadenas del “no puedes”.

5º chakra frontal

A partir del año se forma el 5º chakra. De manera natural, primero se forma el chakra delantero, a través de este chakra los niños se expresan. Es importantísimo este crecimiento y esta etapa. Representa el momento en el que el niño transforma su visión interna de la realidad en algo tangible que sirve como punto de arranque hacia una comunicación con el exterior. El niño empieza a compartir, y este momento es muy importante, pues es cuando descubre que lo que él tiene en su interior es diferente al interior de otros, pero a la vez igual de valioso. Da lo mismo si dice mentiras, si grita, si no quiere hablar con palabras, sino con gestos o miradas. Lo importante es la necesidad de expresión, de manifestar ese yo interno, pues es la forma en que él mismo tiene de comprenderse.

Vivimos en una sociedad que no permite una expresión libre, en la que no es adecuado decir o hacer ciertas cosas. Vivimos en un sistema de creencias que niega todo aquello que surge del Yo Creativo. Pero para el niño aún no hay diferencia entre el Yo Creativo y la realidad material, lo vive igual, lo vive como una experiencia increíble, emocional, intensa. Negarle el derecho a que esa realidad imaginaria existe es negarle parte de su vida. Cuando un niño a esta edad se le pide repetidas veces que se calle, se está coaccionando al niño a callarse durante toda su vida. No es necesario usar palabras para pedirle silencio a un niño, a veces simplemente con ese pensamiento de desaprobación, o de decepción ante lo que tenga que decir, es suficiente.

En la sociedad adulta la gran mayoría de las personas tienen este chakra muy herido. La comunicación es irreal, está basada en superficialidades, no es sincera, no es amorosa. Cuando se le obliga a un niño, que por esencia es espontáneo y amoroso, a ser comedido y frío, se le está obligando a entrar dentro de este sistema de comunicación en el que estamos los adultos. Rápidamente, cuando el niño aprende a hablar, solo acepta el decir “no”, “apártate”, y a comunicarse desde la mente fríamente, con una frialdad que asusta incluso a sus padres. El niño comprende que esa es la manera natural de comunicarse, a través de la exigencia, de la manipulación, de la frialdad.

Corregir esto es sencillo. A través de la música, de juegos, del compartir con otros niños. Pero sobretodo hay que corregirlo en la sociedad, en los adultos, en la familia. Somos todos, los que creamos un sistema de comunicación.

5º chakra posterior

Tras esto, antes de los 3 años, se forma el 5º chakra posterior. Este chakra tiene relación con lo que el niño “escucha” del mundo que le rodea. Es curioso observar que este chakra es el único que se abre de manera forzada. Quiera el niño o no, tiene que abrir una ventana al mundo real, a los demás. En los casos en que los niños descubren que en el exterior no hay nada interesante, directamente tuercen este chakra nada más nacer, y ya no escuchan, directamente “les resbala” todo lo que les dicen. En estos casos hay que reconectar con la personas a través del corazón para comenzar una comunicación nueva, basada en la sinceridad, en el amor, y el respeto.

Una vez el chakra está formado comienza una etapa intensa de comunicación familiar y escolar. En este tiempo, que puede ser hasta los 5 años, a veces 6, el chakra todavía está sensible, en formación, y es muy delicado a las agresiones verbales, a las mentiras, prejuicios, insultos, etc. Incluso aquellas personas que tienden hablar con irritación pueden herir gravemente este chakra. En la infancia esta herida no se verá, pero en un futuro puede hacer que las cervicales no tengan la suficiente fuerza, o tiendan a acumular tensión y dolor. Casi siempre este dolor se debe a una persona que en estos años se comportó ante el niño o niña con irritación, o alimentando mentiras. Las mentiras energéticamente son todo aquello que no es real o lo que no está expresado desde el corazón.

4º chakra frontal

El siguiente chakra que abre un niño, a los 6-7 años, es el chakra del corazón. Su formación completa en la mayoría de los niños, no tendrá lugar hasta los 12-13 años.

Cuando un niño aprende a vivir desde el corazón, en armonía con todo lo que existe y en un entorno de paz, entonces sí este chakra a los 6 o 7 años se termina de formar expandiéndose en todo su esplendor, pero en la sociedad actual, es muy difícil encontrar personas que puedan vivir en un entorno que permita crecer desde el corazón de forma segura, ilimitada y sin obstáculos.

Por ello, en un crecimiento y una educación que enseñe a vivir desde el corazón, este chakra puede formarse con facilidad, pero en general nuestra experiencia de vida está dirigida a un desarrollo desde la mente, lo que obstaculiza enormemente este crecimiento interior impidiendo la formación de este chakra, en estos casos no termina de formar hasta los primeros enamoramientos, y más tarde aun en la adultez.

Cuando hay ataques, traumas, algún susto de muerte incluso, este chakra puede formar un problema que fácilmente se manifestará en los pulmones.

4º chakra posterior

Por detrás este chakra rápidamente se abre, con la ilusión del niño de unirse a un todo planetario, a esa gran red humana que conforma el tejido social. A partir de los 6-7 años el niño es consciente de que es uno distinto de sus padres, sus hermanos y sus compañeros. Pero a la vez, siente una gran responsabilidad y necesidad de ser parte de todos. Comprende el mundo como un todo indivisible, siente la unidad en sí mismo. Esta es la verdadera fe, el verdadero sentimiento de comunión, de manera natural nace en nosotros cuando somos niños y vemos ese gran tejido social y lo sentimos como algo maravilloso del que queremos formar parte.

Para que este chakra adquiera una forma determinada y no sea únicamente luz en todas las direcciones, hace falta que el niño comprenda que existe una Unidad espiritual, más allá de una red social o un tejido social.

En cuanto hay un desencadenante que parte de esta red social y ataca al niño internamente, este chakra se parte y se daña. Es el caso de que un compañero, o un hermano, alimenta un odio o una envidia hacia el niño. Aunque el niño no sea consciente de esta envidia, sí que lo siente energéticamente, pues ocurre que siente separación, y esa separación comienza a formar el sentido de la individualidad que todos tenemos.

Así, cuando llegamos a la adolescencia, como todos hemos sufrido de envidias, celos, odios, rencores, todos llegamos a esa edad con este chakra roto o partido. En ese momento no se notará apenas, pero pasados unos años nacerán aquí los primeros dolores de espalda, y más adelante nuestra creencia férrea de que separados del mundo estamos mejor. Una creencia insana y completamente irreal.

Cuerpo emocional

Desde los 6 hasta los 8 años es el momento en el que el niño forma su cuerpo emocional. Este cuerpo se puede ver como una sucesión de nubes de colores que componen las diferentes emociones que vive la persona. Un cuerpo débil suele ser estrecho, con muy poca protección y las emociones externas enseguida afectan a la persona. Un cuerpo fuerte y bien formado se ve con colores armoniosos, nubes de un tamaño de 20-30cm, que no permite que las emociones externas afecten a la persona. Todo esto se resume en la capacidad de templanza, de equilibrio interior. Por supuesto esto se puede trabajar a lo largo de la vida, pero la infancia juega un papel muy importante para que este trabajo ya esté hecho.

Quien energéticamente crea el cuerpo emocional de un niño es la figura masculina, ya sea padre, tío, hermano o profesor. Un niño con carencias de una figura masculina necesitará un mayor trabajo para conseguir esta templanza. La figura femenina es aquella que da forma al cuerpo emocional, quien lo define. Una carencia de figura femenina, o una figura demasiado inestable emocionalmente, dará lugar a un cuerpo emocional muy poco consistente, a veces demasiado rígido.

3º chakra frontal

A medida que se forma este cuerpo, se desarrolla el chakra del plexo solar.

La primera formación del chakra para permitir la vida a través de las emociones ocurre cuando la criatura tan sólo tiene 6 meses, posteriormente, según avanza la formación del cuerpo emocional así crece este chakra permitiendo vivir y expandir la experiencia humana.

En un niño normal de una sociedad occidental, este chakra se formará sobre los 7 u 8 años. Esta formación implica rabietas, enfados o diferentes formas de vivir las emociones y entenderlas.

Toda la forma de vivir estas emociones depende en gran medida de los padres y las personas adultas que el niño tiene cerca, pues estas personas sí tienen el cuerpo emocional formado y sí viven una gran gama de emociones que les permite saborear y diferenciar la vida de diferentes maneras.

En este momento es cuando el “dolor físico” de una caída desaparece y se convierte en “dolor emocional”.

Cuando, por ejemplo, a un niño desde que aprende a caminar se le enseña que una caída tiene mucho dolor emocional, costará mucho calmarle cuando tenga una pequeña herida, pues el dolor será mental y agudo y el llanto desconsolador. Sin embargo cuando a un niño se le enseña que el único dolor es físico y que la emoción es algo paralelo y diferente a la caída, entonces apenas sufre dolor en las caídas, se levanta con decisión y continúa el juego como si nada hubiese ocurrido. En los 7 u 8 años esta diferenciación entre el dolor emocional y el dolor físico es tan importante, que una buena diferenciación permitirá el que la persona pueda levantarse ante cualquier obstáculo en la vida, lo cual permite desarrollar las herramientas de liderazgo.

3º chakra posterior

Este chakra crece de forma paralela que el chakra delantero y normalmente debería estar abierto a los 7 años al completo. Es el chakra que permitirá al niño equilibrar su energía entregada y recibida del alrededor.

Una persona con un chakra sano es una persona entregada pero que también sabe recibir del entorno, sabe vivir en equilibrio con la vida y no niega a quien le rodea ese intercambio en la vida.

Aquí aprendemos a experimentar la vida en armonía con los demás, aprendemos el verdadero sentimiento de comunidad y la vida en hermandad.

La formación de este chakra, a diferencia de los demás, es casi completamente por imitación del comportamiento social.

En muy raras ocasiones se forma torcido o mal este chakra, pero sí puede bloquearse o cerrarse en casos en los cuales el niño sea orientado a crecer en egoísmo. El bloqueo de este chakra se aprecia fácilmente en el crecimiento y desarrollo óseo, en el equilibrio de la persona, la orientación, la capacidad de atención y sobretodo es visible en el carácter. También hay que señalar que este bloqueo, en la mayoría de los casos, se produce como respuesta del bloqueo que ya hay en uno de los padres. No es normal observar niños con una tendencia fuertemente egoísta si sus padres no presentan esa cualidad.

2º chakra frontal

Aproximadamente a los 11 años de las niñas y a los 13 años de los niños, se forma este chakra alterando por completo la vida de las personas. Este chakra inicia la pubertad y su formación es básicamente por imitación y dependiente del mundo exterior. Aquí se define la autoestima de la persona y la sexualidad, pero no sexualidad como acto sexual o coito, sino como experiencia de contacto consigo mismo y con otras personas, los abrazos, besos, cariños… todo ello es sexualidad y todo ello tiene relación con la misma energía.

Su formación por imitación hace que cualquier trauma relacionado con la sexualidad o con la autoestima sea heredado de padres a hijos, normalmente el carácter en las mismas relaciones también es heredado. Las mismas experiencias en este aspecto vividas por los padres, abuelos, bisabuelos incluso dependiendo del impacto emocional de la experiencia, son heredadas y sufridas por la descendencia. Por ello, por ejemplo, una abuela que ha sufrido una violación y no la ha sanado, la dejará en herencia a su hija quien mantendrá una cicatriz o herida similar en el mismo lugar del chakra y quien podrá entregarlo en herencia a sus hijas en caso de no sanarlo.

De forma general esta formación por imitación pasa de energía femenina a energía femenina, por ello las hijas tienden a imitar a sus madres y los hijos a sus padres, en caso de homosexualidad, ya a los 11 años los niños pueden imitar perfectamente a las madres y las niñas a los padres.

A esta edad también hay que tener un cuidado especial con el desarrollo de la autoestima para la formación de este chakra, pues un problema de autoestima a esta edad puede ser detonante de problemas similares en la adultez.

2º chakra posterior

Según la persona empieza a canalizar la fuerte energía que provoca los cambios químicos y físicos de la pubertad, aparece la necesidad de controlar esta energía en el organismo con la formación de este chakra. Se trata de la energía llamada Qi.

Una formación adecuada permite que la persona pueda vivir tantos años como desee y con salud, pero una formación que derroche la energía en pasiones o que limite este flujo natural de energía, hace el efecto contrario.

A partir de los 12 años hay que potenciar el movimiento consciente en los niños para que esa actividad y ese movimiento sea dirigido hasta la vida adulta. No hablo de deporte sino de actividad.

Aprender a respirar, ejercitar la conciencia del cuerpo, ya sea con movimientos a cámara lenta o con ejercicios de bioenergética o bañarse con agua templada, son secretos que permitirán aprender poco a poco a dirigir y controlar la energía vital.

En los casos que esta energía no sea canalizada adecuadamente se convierte en pasiones, en muchas ocasiones sexuales, y en enojos y rabietas que pueden continuar toda la vida de una forma descontrolada. En estos casos, nada tiene que ver con la educación recibida, sino con la forma de canalizar la propia energía, dirigirla o comprenderla.

Chakra Raiz

Para terminar podemos observar la formación del 1er chakra o chakra raíz. Este cono energético representa la consciencia de la realidad y la presencia actual de la persona en su propia vida.

Formarlo adecuadamente no depende únicamente de un momento en la infancia sino de toda una vida con la intención y la voluntad necesaria para afrontar el día a día.

Aquellas personas que no reciben un contacto adecuado con la realidad o no han tenido un entorno grato, tienden a huir no querer poner “los pies en el suelo” pero esta apertura es necesaria para poder canalizar la energía que permitirá vivir la vida.

Mientras una persona tenga el chakra raíz cerrado se puede decir que no está viviendo la vida, sino que vive una irrealidad, una ilusión que ella misma va formando de lo que cree real o lo que no. Una persona puede abrir este chakra ya a los 4 años si ha recibido el contacto y los abrazos oportunos y no hay ningún rechazo hacia la vida, en cambio, en nuestra sociedad actual, es normal no abrir este chakra hasta la adultez.

Una vez abierto el chakra la energía celeste puede anclarse a la tierra, lo que permite el crecimiento completo de la persona y el desarrollo de su conciencia superior.

Copyright © 2008-2010 Altaïr García

Cómo saber si los chakras están cerrados o bloqueados

Los Chakras son vórtices de energía a través del cual fluye la fuerza de vida a través de nuestro ser. Cada uno de lo chakras corresponden a diferentes aspectos de nuestro ser e influyen en los aspectos físicos, mentales y emocionales.

La mayoría de los terapeutas expresan que es buen indicio que nuestros chakras estén abiertos porque nosotros nos sentiremos en síntonía con nuestras experiencias, con el entorno y con otros.

Cuando tenemos los chakras bloqueados o cerrados experimentamos una sensación de bloqueo de energía en el cuerpo, la energía no llega, no fluye adecuadamente y los órganos relacionados con los chakras que se encuentran cerrados.

Cuando nosotros nos sentimos gozozos con la vida nuestros chakras se abren para recibir la energía de nuestro alrededor. Cuando experimentamos dolor, rabia y emociones bajas nuestros chakras tienden a cerrarse como un modo de protección, especialmente cuando nos encontramos en entornos caóticos o de estrés.

Cuando nosotros estamos en comunión con nosotros mismos nuestros chakras brillan, e irradian una magnifica energía lumínica que nos permite conectarnos en con la vida. Nosotros experimentamos una sensación de bienestar, de equilibrio, estimulación y conexión con el Todo.

Por lo tanto, al “Abrir la mente y estar conscientes”; los síntomas de nuestro cuerpo y emociones, encontraremos señales que nos permitan dilucidar el estado de nuestros chakras.

e640b-lista-chakras

Los Chakras y su significado

Las técnicas para desarrollar y mantener el equilibrio de los chakras son innumerables. Podrás encontrar mucha información de buena calidad sobre estos temas. Pero para comenzar puedes realizar las siguientes preguntas para saber testear el estado de tus chakras. Luego con esta información inicial podrás buscar la manera de corregir y equilibrarlos de acuerdo a lo que te parezca más idóneo para ti.

Cuanto su respuesta es “sí”, el chakra probablemente se encuentre abierto. Si encuentras respuestas débiles o no te encuentras inseguro simplemente puedes centrarse conscientemente en el desarrollo de esa área de tu vida con el fin de lograr un mejor equilibrio.

Test para saber si los Chakras están abiertos o cerrados

Chakra de la Raíz

¿Me siento físicamente vibrante, saludable y de gran alcance en el mundo? ¿Me siento como en casa aquí? ¿Me siento como si me pertenece? ¿Tengo un fuerte deseo de vivir? ¿Me amo a mi cuerpo y apreciar como un tesoro maravilloso? ¿Soy una persona de alta energía, en movimiento con audacia por la vida?

Chakra Sacro

¿Tengo un fuerte impulso sexual saludable? ¿Me siento confiado y sexual plena? ¿Puedo expresarme sexualmente, y dar y recibir placer? ¿Tiene expresarme creativamente siento de maravilla y el cumplimiento?

Chakra del Plexo solar

¿Sé lo que quiero, y tener confianza en ser capaz de manifestarlo? ¿Puedo tomar decisiones y actuar sobre ellos? ¿Estoy consciente de mis emociones y poder controlarlas? ¿Soy capaz de tipo mental y resolver a través de mis sentimientos? Estoy emocionalmente cumplido?

Chakra del Corazón

¿Tengo que cumplir, las relaciones sanas? ¿Me amo a mí mismo, amigos y familiares, y tienen un fuerte sentido de la compasión para todos los seres vivos? ¿Puedo aceptar a los demás como son, sin necesidad de que cambien? ¿Debo esperar lo mejor de la gente, y buscar lo mejor de ellos? ¿Soy bueno en la cooperación? ¿Puedo quedarme en el momento y los resultados de la entrega para el Universo?

Chakra de la Garganta

¿Puedo expresarme con la habilidad y la facilidad? ¿Hago las cosas prácticas que tengo que hacer para estar saludable, feliz y exitosa? ¿Debo asumir la responsabilidad de mi vida en vez de culpar a otros por mis problemas y esperando que otros a cuidar de mí? ¿Debo tratar de hacerlo lo mejor posible, y me siento digna de recompensa o compensación por mis esfuerzos? ¿Tengo suficiente fe en mí mismo a asumir riesgos, aceptar los desafíos, y crear vías de realización?

Chakra del Tercer ojo

¿Estoy mentalmente fuerte y capaz de resolver las cosas? ¿Tengo un montón de ideas creativas, y el hábito de tomar las medidas necesarias para hacerlas realidad? No respuestas o ideas vienen a mí como mentalmente tratar de entender las cosas? ¿Soy capaz de visualizar mis metas y sueños? Cómo puedo definir objetivos realistas y alcanzables? ¿Mis experiencias de apoyo y validar mis creencias sobre la vida?

Chakra de la Corona

¿Me siento como si yo fuera parte de algo grande y maravilloso? ¿Me siento conectado a Dios/Espíritu del Universo, y siento que mi vida tiene un propósito? ¿Soy capaz de ver a mí mismo con honestidad, y para descubrir las lecciones de mis experiencias con el fin de desarrollar la sabiduría?

Significado de Chakras Bloqueados

Primer Chakra cerrado

La persona esta desvitalizada, su voluntad de vivir esta muy disminuida.

Segundo Chakra cerrado

La persona tiene dificultad para recibir y dar amor. No hay potencia sexual.

Tercer Chakra cerrado

Dificultad para sentir, bloquea sus sentimientos. No sentirá amor y aceptación por si mismo. Sentimientos de rechazo personal y desinterés de la propia salud.

Cuarto Chakra cerrado

Tiene dificultad para amar sin recibir nada a cambio. Ausencia de propósito y significado de su existencia. Tenemos la idea equivocada de la vida y todos se oponen a nuestra voluntad.

Quinto Chakra cerrado

La persona no puede hacerse cargo de su vida. La comunicación no fluye. Profesionalmente esta frustrado, no hace lo que quiere.

Sexto Chakra cerrado

Existe confusión, ideas bloqueadas. Las ideas no tienen salida al plano material. Se convierte en frustración.

Séptimo Chakra cerrado

La persona no ha conectado su ser interno y su ser físico.

Los chakras y el aura

“En los chakras  encontramos
los siete rayos del arco iris”

Las distintas capas del aura esta “respirando” alrededor de nosotros, energías que se asocian con la energía vital. Pero, existe otro tipo de energía, comparable con los rayos de luz, que entra y sale de ciertos centros de nuestro cuerpo. Estos centros se llaman chakras, los cuales ya eran mencionados, en ciertos textos tibetanos, desde hace 2.000 años.
Los chakras son pequeños torbellinos giratorios de energía, dispuestos en línea a lo largo de la espina dorsal, y van desde la parte superior de la cabeza hasta el coxis.
Mientras las capas del aura que nos rodean producen una energía de tipo “recipiente”, los chakras aportan el “contenido” de este recipiente. Estas dos energías se com­plementan y actúan  juntas para crear y sostener la vida.
Existen siete chakras mayores, y cada uno de ellos esta asociado a cada una de las siete capas o auras, aunque en realidad los siete chakras se encuentran en todas las capas áuricas.

En realidad hay muchos más chakras aparte de los siete principales y los cuales reciben el nombre de chakras menores. Estos centros de energía menores se encuentran en nuestras manos y pies, en cada pecho, en carla rodilla y codo, en las caderas y en los hombros, e incluso en los tobillos.
Cada chakra tiene cuatro funciones principales:

  • dinamizar las capas áuricas
  • alimentar la función psicológica
  • alimentar la función fisiológica
  • transmitir la energía entre las capas áuricas

En el terreno fisiológico, cada chakra presenta una estrecha relación con una glándula endocrina.
En el ámbito psicológico, se observa que el desarrollo de un chakra esta íntimamente ligado a la calidad de vida que llevamos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chakras mayores y menores

Chakra Base

Cualquier clasificación de los chakras suele empezar con el chakra base, su nombre en sánscrito es Muladhara y rige sobre los riñones y la columna vertebral.  Esta situado en la base de la espina dorsal, entre los genitales y el ano. Se le liga con las glándulas suprarrenales. Tiene como función esencial el control de la energía física y las sensaciones.
Es el centro en el que reciben energía nuestros sistemas que regulan nuestra voluntad de vivir y nuestros mecanis­mos de supervivencia básicos.
Asimismo, nos relaciona con las energías de la tierra a través de las piernas. En el plano psicológico, los elementos correspondientes se desarrollan durante nuestro primer año de vida y tienen una gran incidencia sobre nuestra manera de comportarnos en el futuro, ya que constituye la base de nuestra personalidad.

Cuando se observan trastornos en las capas áuricas cercanas a este chakra, la persona podría estar padeciendo fallos en su sistema inmunológico y otras enfermedades afines. Podría manifestar síntomas externos, como avaricia, hurto o un sentimiento de que el mundo lo presiona y debe luchar.
Los trastornos de este centro dan lugar a una persona­lidad incapaz de hallar reposo, aun cuando se encuentre rodeada de casas positivas.
Este chakra está asociado con el color rojo y se le relaciona con la pasión, la energía vital, la sensualidad y el poder creativo.

.

Cada chakra posee un “aspecto” anterior y un “aspec­to” posterior, con la excepción del primer y último chakra.

La parte anterior de carla chakra que lo tiene, es de naturaleza receptiva, mientras que su parte posterior es de naturaleza firme.
El chakra base se despliega en sentido descendente

 

Chakra Púbico

 

 

 

 

 

 

El segundo chakra (Svadhisthana) controla el sistema reproductor y esta relacionado con las glándulas gónadas. Esta situado encima de los genitales y debajo del ombligo. Su función esencial es la administrar el potencial energético del cuerpo y más concretamente, la energía sexual.
En el plano psico1ógico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan sobre todo durante el segundo año de vida, con la aparición de la inteligencia sensorial-motriz, la inteligencia del cuerpo.
Este chakra nos relaciona directamente con nuestro entorno inmediato, en una conexión con el aquí y el ahora.
Mediante este chakra tomamos conciencia de nuestra presencia en el mundo.
Cuando se produce una anomalía en este centro, suele ser de tipo emocional. Como este chakra es un regulador de las, funciones endocrinas, cuando está dañado suelen presentarse síntomas externos, como la falta general de vitalidad, un rápido envejecimiento y una disminución del impulse de atraer a otra personas.
Este chakra esta asociado con el color anaranjado y se le relaciona con el movimiento físico, el bienestar y la alegría.

La parte posterior, de este chakra, hace referencia a la cantidad, la estructura y las modalidades de utilización de la energía que se dispone, especialmente la energía sexual.
La parte anterior es más receptiva y nos pone en contacto con las energías circundantes y está en relación con el amor sexual y con la capacidad de dar y recibir placer.
Mediante la parte anterior tomamos conciencia de nuestra presencia en el mundo, mientras que con la parte posterior estamos en relación con la acción.

Chakra Umbilical

EI tercer chakra (Manipura) rige sobre El estómago, el  hígado, la vesícula biliar y el sistema nervioso. Esta aso­ciado con el páncreas. Este chakra se localiza en el plexo solar y tiene coma función esencial administrar la energía psíquica.
Normalmente este centro ejerce un control sobre la noción del yo. En el plano psicológico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan durante la infancia.
El primer chakra constituye nuestra estructura básica, mientras que el segundo se asocia con nuestras vivencias emocionales a través de la transmisión de esa energía básica.
Por su parte, el tercer chakra permite la organización y conclusión de este proceso. EI tercer chakra es el punto de la capacidad personal y la expresión de la creatividad mediante el uso equilibrado de esta capacidad.
Los trastornos del aura en este centro pueden denotar cualquier cosa, desde timidez y temor hasta un poderoso impulso de manifestar sentimientos de ira y rabia.
Este ehakra esta asociado con el color amarillo y se le relaciona con la sensibilidad, el reconocimiento de lo que hacemos y la dignidad.
La parte anterior de este chakra, esta relacionada con la noción del “yo” y ejerce un control sobre las emociones generadas por el chakra inferior que lo alimenta.
La parte posterior se relaciona con la voluntad de conservar ese “yo”.

La parte anterior se asocia con los modelos, signos y normas que nos sirven como punta de referencia, y la parte posterior se asocia a los actos y procedimientos destinados a mantener esa cohesión.

Chakra del corazón

El cuarta chakra (Anahata) controla el corazón, el sistema circulatorio y la sangre. Está relacionado con la glándula timo. Se encuentra en el centro del pecho, aproximada­mente en el músculo del corazón y su función esencial es la transmitir la energía del cuarto plano.
Este centro es el guardián del acceso a los chakras supe­riores. Aquí las energías que proceden de los chakras inferiores se transforman a base de  vibraciones, de manera que puedan ascender. El poder de la transformación que aquí se utiliza, es la compasión y el amor. En el plano psicológico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan especialmente en la adolescencia.
El tercer chakra corresponde a una construcción a partir de reglas, modelos, normas y representaciones del ser. Por lo que respecta al cuarto chakra, se corresponde con elementos generados por nosotros mismos y que se nutren con las relaciones afectivas, como los lazos de amor, la dependencia sentimental, el odio…
Los trastornos del chakra del corazón se pueden manifestar exteriormente como una personalidad fría.
Este tipo de personas carece de compasión y son inmorales, pudiendo llegar a ser muy destructivas para la sociedad.
Este chakra esta asociado con el color verde y se relaciona con el amor y la armonía.
La parte anterior de este chakra es receptiva y nos abre la energía del cuarto plano y sus vibraciones. La parte posterior se asocia a la administración de esas energías.

La parte anterior es receptiva y nos pone en contacto con las vivencias sentimentales: lazos de amor, depen­dencia afectiva, odio…
La parte posterior se asocia con el control de estas relaciones, con el poder que se puede extraer de ellas y con la forma de responder, también a ellas.

Chakra de la garganta

El quinto chakra (Vishudha) actúa sobre la laringe, los bronquios, los pulmones y el esófago. Está relacionado con las glándulas tiroides y paratiroides, las cuales regulan el metabolismo. Se localiza bajo la región de la garganta.
Aquí es donde recibe la energía nuestra capacidad para comunicarnos hacia el exterior, con los demás, y hacia el interior, con nosotros mismos.
Los cuatro primeros chakras corresponden a una cons­trucción de nuestra personalidad y su relación con el mundo. Hasta aquí, hemos sido formados desde el exte­rior a partir de nuestro entorno. Ahora se trata de construir alga personal, algo nuevo.
Es preciso intentarlo y conquistamos. En el plano psi­cológico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan especialmente en la edad adulta.
Este chakra se relaciona con los criterios vitales, los objetivos, los privilegios y las implicaciones.
Los trastornos del aura en la zona del quinto chakra pueden indicar alteraciones en el metabolismo, una obse­sión neurótica con un comportamiento carente de sentido, falta de autodisciplina e incapacidad para expresar los sentimientos propios.
Este chakra esta asociado con el color azul y se re­laciona con la expresión creativa a través del sonido.
La parte anterior de este chakra esta relacionada con los criterios vitales, los objetivos, las implicaciones y las elecciones privilegiadas.
.

Representa la necesidad de autonomía.
La parte posterior se asocia a los aetas y métodos necesarios para mantener el rumbo firme sin sucumbir ante los problemas de la vida.
Representa los medios para obtener la autonomía.

Chakra frontal

El sexto chakra (Ajna) rige sobre el ojo izquierdo, las orejas, la nariz y los centros inferiores del cerebra. Está relacionado con la glándula pituitaria. Se localiza entre ambos ojos, en el centro del cerebro.
Este  chakra permite vivir lo desconocida que hay en nuestro interior, encarnarlo.
En relación al chakra anterior su naturaleza es mas concreta. Controla las sensaciones, sentimientos y accio­nes que no proceden de la parte consciente de nuestra persona. Con este chakra, lo insólito, lo infrecuente, el azar, la fe, los fenómenos parapsicológicos o los milagros habitan en nosotros noche y día.
Este chakra pone en funcionamiento lo que se conoce como Tercer Ojo, el cual se le considera el responsable de nuestra visión espiritual.

Al sexto chakra se le considera el centro de lo psíquico y lo mental. Este centro nos pone en contacto con nuestros mundos interiores y está relacionado con la manera que tenemos de aprender y controlar las informaciones extraídas de lo más profundo de nuestro ser.
Cuando se advierten trastornos en las capas áuricas que rodean a este chakra, la persona podría ser victima de alguna enfermedad psíquica o mental, o padecer trastor­nos durante el sueño, confusión, alucinaciones, problemas de la visión o enfermedades hormonales.

Este chakra está asociado con el color índigo y se 1e relaciona con la visualización creativa y recoge las instruc­ciones del yo superior.
La parte anterior es receptiva y es la que nos pone en contacto con lo psíquico y lo mental.
La parte posterior está asociada con la visión espiritual y el desarrollo del Tercer Ojo.

Chakra coronario

EI séptimo chakra (Sahasrara) rige sobre el ojo derecho y los centros superiores del cerebro. Esta relacionado con la glándula pineal. Se ubica en la parte superior de la cabeza, en la corona.
Es el primer centro que nos pone en contacto con las energías cósmicas que proceden de la Luz y el último centro por el que esta energía fluye tras haber sido proce­sada y haber pasado por los chakras inferiores.
Este chakra nos habla de la multiplicidad y la comple­jidad de la eternidad, de lo infinito y lo desconocido, de la ausencia del mas allá, de los valares y leyes personales, del auto-conocimiento trascendental, de la relatividad y del humor. .
La tradición lo representa como un loto de mil pétalos, lo que para los hindúes es sinónimo de infinito.
El séptimo chakra tiene una gran importancia espiritual. Es fundamental para la evolución de nuestro Verdadero Ser.
Cuando este chakra se encuentra bloqueado, el flujo se interrumpe, la vida carece de sentido y se estanca, y viene la depresión.
Cualquier anomalía de este chakra debe ser tratado con la mayor seriedad, pues sin este flujo cósmico de la energía vital, el organismo que alberga a nuestro cuerpo espiritual morirá, y perderemos nuestras actuales posibili­dades de evolucionar.
Este chakra esta asociado con el color violeta y se relaciona con la espiritualidad y la perfección, y nos pone en contacto con la inteligencia infinita.
Este chakra, al igual que el primero, sólo se despliega en una dirección. EI primero, en sentido descendente, nos pone en contacto con la tierra, y este, en sentido ascen­dente, nos pone en comunicación con El.

Todas las anomalías de las capas áuricas tienen re­medio, para ello basta con que realicemos un esfuerzo positivo y que tengamos la voluntad de cambiar.

“¿No sería  maravilloso que esos
torbellinos de color que son los chakras
nos dieran. Los tonos del arco iris?”